Respomuso Hut

Proyecto eliminación de emisiones en los refugios aragoneses

“Desde hace mucho tiempo queremos reducir el impacto energético y las emisiones de los refugios de montaña pirenaicos al mínimo. Y vimos la oportunidad, junto a la Fundación para el Desarrollo de las Nuevas Tecnologías del Hidrógeno en Aragón, que coordina, de presentar un proyecto al programa LIFE europeo en 2014. En 2015 nos lo concedieron.”

Hablamos con Sergio Rivas, responsable de refugios de la Federación Aragonesa de Montañismo, sobre el proyecto europeo SUSTAINHUTS, que va a permitir instalar tecnología renovable en los refugios pirenaicos para reducir al mínimo las emisiones de CO2, además de la incorporación de un sistema completo de producción, almacenamiento y utilización de hidrógeno renovable en uno de ellos.

El pasado martes 13 de septiembre tuvo lugar en Turín, Italia, la primera reunión de puesta en marcha del proyecto.

PROYECTO SUSTAINHUTS (REFUGIOS SOSTENIBLES)

Intervienen en el mismo la Federación Aragonesa de Montañismo, la Fundación para el Desarrollo de las Nuevas Tecnologías del Hidrógeno en Aragón (participada entre otros por el Gobierno de Aragón, Universidad de Zaragoza, CSIC), el Club Alpino Italiano, Environmental Park (Italia), la Asociación de Montaña de Eslovenia, el Centro de Tecnologías del Hidrógeno de Eslovenia, la Universidad de Ljubijana (Eslovenia), y la Universidad de Brasov (Rumanía).

Los refugios participantes son Lizara, Bachimaña, Estós La Renclusa y Cap de Llauset (por parte de la FAM), el Rifugio di Torino (a 3375m, en la parte italiana del Mont Blanc), Pogacnikov dom y Kocbekov dom (Eslovenia), y Doftana Valley (Rumania).

Está financiado por la Unión Europea bajo el programa LIFE+ (LIFE15 CCA/ES/000058) y tiene un presupuesto de 1.860.914 euros, de los que la Unión Europea aporta el 60 %.

“Esto es importante: la UE subvenciona el proyecto, pero todos los participantes también aportamos dinero, entre ellos la FAM”

¿En qué consiste exactamente el proyecto?

Siempre hemos pretendido minimizar o eliminar por completo las emisiones de los refugios dependientes de la Federación Aragonesa. Pero es difícil; no hay acceso a la luz, y el comportamiento de los equipos solares, acumuladores, etc, en las condiciones de la montaña (frío, muchos días sin sol, etc), no son las óptimas.

En realidad, ya tenemos 2 refugios sin emisiones, porque tienen una micro-central hidráulica que los abastece: Respomuso y Ángel Orús. Por eso están fuera de este proyecto. Pero en los otros 5 no se pudo instalar en su momento.

El proyecto tiene 4 fases, de un año cada una: la primera, que empieza ahora, consiste en la colocación de aparatos en todos los refugios del proyecto (aragoneses, italianos, eslovenos y rumanos) para medir exactamente el consumo eléctrico y otros parámetros en cada momento. De esa manera, en la 2ª fase, que durará otro año, se realizará un estudio en el que se aporten las soluciones personalizadas a cada refugio según su consumo y circunstancias.

La 3ª fase, que será de otro año, consistirá en la instalación de los sistemas. Y el 4º año, la puesta en marcha de los sistemas desarrollados para cada refugio. También se hará una guía metodológica para poder replicar las soluciones desarrolladas en localizaciones de todo el mundo.

¿Qué resultados esperáis obtener?

Se aspira a una mejora de la eficiencia energética de un 20%, a reducir las emisiones contaminantes de CO2 (dióxido de carbono) en 21 toneladas al año por refugio y las de NOx (óxido de nitrógeno) en 0,5 toneladas por año y refugio, así como a disminuir el número de viajes en helicóptero que se realizan hasta ellos con el suministro de combustible actual, con un ahorro estimado de una tonelada al año de queroseno por establecimiento.

No es sencillo, por la problemática de las condiciones en la montaña para los sistemas “comunes”, pero para eso están las Universidades y entidades de investigación. Se emplearán sistemas fotovoltaicos, mini-hidráulicos, mini-eólicos, materiales aislantes, e hidrógeno, el más adecuado, o la combinación más adecuada, para cada caso.

¿En qué consiste el sistema de hidrógeno que va a instalarse en el Refugio de Bachimaña?

Va a ser una prueba piloto para la acumulación y generación de luz.

Como decía antes, las condiciones en la montaña no son buenas para el uso de ciertos aparatos. Y entre ellos, los acumuladores sufren mucho, como cualquier batería, con el frío.

En los refugios la electricidad hay que aprovecharla al máximo. Así que, da igual que empleemos un generador, energía solar, hidráulica, etc, toda la que no se consume en el momento se almacena en acumuladores. Por ejemplo, si encendemos el generador y produce 30Kw, es posible que en el momento sólo se empleen 15. El resto, en estos momentos, va a parar a los acumuladores. Lo mismo en un día soleado con los sistemas fotovoltaicos, etc.

Pero estos se descargan, y más con el frío. Así que parte de esta energía se pierde.

El sistema de hidrógeno sustituye a los acumuladores. Tiene 3 fases: en una primera, recoge la energía sobrante -se haya generado como se haya generado- y la transforma en hidrógeno. Se almacena. Y finalmente, vuelve a transformar este hidrógeno en electricidad cuando se necesita. Es un sistema completo de producción, almacenamiento y utilización de hidrógeno renovable.

Se espera que el rendimiento sea muy superior, y se aproveche prácticamente toda la energía que se acumule, con lo que también descenderá bastante la necesidad de generación de la misma.

Fuente: www.barrabes.com